Para poder entender los motivos por los que el Confirming no es una operación que da seguridad plena en el cobro, voy a resumir brevemente en qué consiste, y cuáles son los distintos servicios que ofrecen las entidades de financiación.

El Confirming consiste en la gestión por parte de una entidad financiera de los pagos aplazados que una empresa debe efectuar a sus proveedores.

La entidad financiera ofrece 2 servicios tanto al cliente como al proveedor (a cambio de una comisión).

Se encarga de realizar los pagos en nombre de la empresa cliente.

Cuando la entidad financiera contacta con el proveedor, ofrece el servicio de anticipar el cobro de sus facturas en lugar de esperar al vencimiento pactado con la empresa.

El circuito es el siguientes:  Cliente – Entidad Financiera – Proveedores

Forma de operar:

  • La empresa genera una propuesta de pago con las facturas del confirming.
  • La entidad de confirming ofrece al proveedor cobrar anticipadamente.
  • La entidad se encarga del seguimiento de la operación.

 Circuito:

Proveedor – Mercancía / Facturas – Cliente

Empresa – Facturas (Facturas previamente confirmadas para su pago) – Banco

Banco – Proveedores – Descuento (cobro anticipado) / No descuento (Cobro al vencimiento)

Dependiendo de quién asuma el riesgo de impago, existen dos tipos de Confirming o “factoring a proveedores“:

Con Recurso:

El riesgo de insolvencia comercial se traslada al que cobra a través del Confirming, “El proveedor”. En este caso, no hay seguridad en el cobro de ningún tipo.

Sin Recurso:

En este caso, se aseguraría el cobro, el riesgo de insolvencia lo asume la entidad de financiación. Cuando llega el vencimiento de la deuda, la entidad no puede reclamar el impago al cliente ni puede solicitarle la devolución del dinero.

Os he resumido brevemente en qué consiste el Confirming, ahora quiero explicar los riesgos que asocia para muchas empresas el cobro por Confirming Sin Recurso.

La realidad es que muchas empresas, creen que por tener una serie de clientes que les pagan mediante Confirming SIN RECURSO tienen el cobro asegurado, pero la realidad no es lo que parece, y explico los motivos a continuación.

Imaginemos una empresa de Transportes “Servicios logísticos 123 SL” que es proveedor de servicios de “Industrias Cítricas ABC SL”, y éste le paga mediante confirming SIN RECURSO a través de una entidad Financiera.

Servicios Logísticos 123 SL, le va prestando servicios semanales de transporte de mercancías Internacional, aproximadamente 10 viajes / semana lo que representa un acumulado de 40.000€ / semanal pagadero a 60 días.

Servicio Logísticos factura quincenalmente, lo que asocia una exposición de 80.000€, envía las facturas al cliente, y éste tiene un proceso de verificación de 3 días, para posteriormente notificar a la entidad financiera el pago de las facturas.

En principio, cada 15 – 20 días Servicio logísticos cobraría anticipadamente en la modalidad de Confirming sin recurso y hasta ahí todo correcto, porque en caso de insolvencia, la entidad asumiría el riesgo de impago y no le reclamaría la devolución de cantidades a Servicios Logísticos 123 SL.

Pero ¿Qué pasaría, si el proveedor durante esos 15-20 días de plazo prestando el servicio de viajes Internacional, recibiera una notificación por parte de la entidad, donde le informara que el cliente ha entrado en Concurso, o ha entrado en ficheros de morosos (RAI), o incidencias judiciales … y en consecuencia le retiran la línea de Confirming??

Pues en este caso, el proveedor se quedaría sin el cobro por Confirming sin Recurso asumiendo el riesgo de impago.

Por ello, el Confirming Sin Recurso son operaciones que no aseguran el cobro con plena garantía. En este contexto cumplen el perfil de operaciones aseguradas bajo el paraguas de un Seguro de Crédito.