Como continuación de la última entrada ¿Es seguro el Confirming como medio de cobro? en la que analizaba el producto y aclaraba los motivos por los cuales cobrar mediante Confirming sin recurso no asocia garantía de cobro hasta que se recibe el documento, enlazo en esta ocasión para radiografiar el factoring. Voy a resumir sus características:

El factoring o “anticipo de facturas“, es un contrato mercantil en el que una empresa cede a una entidad financiera o compañía factor los derechos de cobro de sus créditos comerciales a corto plazo (cuentas a cobrar).

El factoring se encarga del cobro de las facturas del cedente (cliente) a cambio de unos intereses, comisiones y gastos de gestión pudiendo asumir el riesgo de impago. Durante la última década ha ido “evolucionando” debido a la desaparición de gran parte del tejido empresarial, la fuerte competencia entre las entidades de crédito y la entrada de nuevos actores de financiación alternativa a la banca tradicional.

Participantes

  • Factor: Entidad financiera / Compañía Factor.
  • Cliente: Titular créditos comerciales.
  • Deudores: Comprador mercancía o servicios al cliente.

Modalidades: 

  • Con recurso: la entidad financiera o compañía factor se encarga de la gestión de cobro de las facturas, pero en caso de insolvencia no asume el riesgo de impago.
  • Sin recurso: la entidad financiera o compañía factor asume el riesgo insolvencia hasta un límite de cobertura pactado en las condiciones del contrato.
  • Con financiación / sin financiación: independientemente de la modalidad que se escoja, el cedente puede decidir si le interesa o no la financiación de los créditos cedidos al factor.

Conocimiento cesión del deudor: 

  • Con notificación: el factor o el cliente notificará al deudor la cesión del derecho de cobro del crédito comercial. En el momento de la notificación, siempre que el deudor esté de acuerdo, éste abonará las facturas a su nuevo acreedor (Factor) en los términos pactados en el derecho de cobro.
  • Sin notificación: en este caso, al deudor no se le notifica la cesión del derecho de cobro, por tanto, el cedente pagará al factor el importe cedido.

Servicios administrativos

  • Información y clasificación de clientes.
  • Estadísticas ventas.
  • Administración y contabilidad de las facturas.
  • Gestión de cobro de los créditos que cedidos.

Servicios financieros  

  • Minoración del endeudamiento bancario en relación a la CIRBE.
  • Financiación de las ventas.
  • Selección y clasificación de la cartera de deudores factorizados.
  • Cobertura riesgo de insolvencia.

Gastos (en función del proveedor que ofrezca el servicio) 

  • Por cada operación:
    • Interés: se aplica un tipo de interés sobre el capital adelantado y el plazo de cesión (entre el 1.8% TIN y 3% TIN) sumado al Euribor trimestral.
    • Comisión factoraje: varía en función del análisis de la cobertura global y el perfil del cedente (entre 0.1% y 0.25%).
  • Comisión de cesión: sobre riesgo no financiado o el nominal de los créditos.
  • Comisión sobre el límite máximo de financiación.
  • Comisión sobre el límite de clasificación del deudor no utilizado.
  • Comisión de incidencia: importe fijo por incidencia.
  • Gastos notariales para la formalización.
  • Gastos de clasificación por cada deudor: un importe por cada estudio.

Circuito 

Ventajas

  • Posibilidad de convertir las ventas a crédito en ventas al contado.
  • Externalizar de las gestiones administrativas.
  • Externalizar las gestiones de cobro.
  • Reducción del endeudamiento bancario.
  • Posibilidad de cubrir el riesgo de insolvencia.
  • Clasificación de deudores incluidos en el estudio.

Desventajas

  • Alto coste financiero.
  • El factor puede negarse en anticipar los créditos de forma unilateral.
  • Inconvenientes para los clientes al tener que abonar las facturas al factor y al consumirle riesgo en su CIRBE (en la modalidad sin recurso).
  • Falta de agilidad en la inclusión de nuevos deudores.
  • Se suelen factorizar únicamente clientes VIPS, con estados financieros actualizados en registros públicos y alto nivel de solvencia.
  • Alta burocracia y papeleo.
  • Difícil acceso.
  • Plazo de pago no mayor a 180 días.

Espero haber arrojado un poco más de luz con estos dos últimos dos posts, donde he tratado de detallar el objeto y las características de ambos productos financieros.