La estafa del nazareno convive en el mercado desde tiempos inmemoriales, este timo no requiere de una gran estrategia ni preparación, pues se resume principalmente en ganarse la confianza del proveedor.

El nazareno sigue un protocolo de actuación muy concreto que consiste en ganarse la confianza de su proveedor, realizando compras con pagos anticipados, para asestar el gran golpe en la última operación.

Suele ser un individuo con don de gentes, ​que sabe manejar los tiempos, suele ​cuida​r​ su imagen ​y ​en muchas ocasiones conduce un buen vehículo para dar ante todo buena impresión. E​n el momento que ​tiene en el bolsillo al proveedor, de repente se dispara ​el volumen de compra ​y pacta condiciones de pago a crédito, en este último proceso y para generar todavía mayor confianza suele entregar medios de pago aceptados por el banco (pagare, letra de cambio)

​Es a partir de este momento, cuando el nazareno empieza a hacerse el escurridizo y llegada la fecha de pago de la mercancía desaparece del mapa. S​u mayor presencia ​suele concentrarse en ​el sector alimentación​ ​ya que son productos de gran demanda con fácil venta en el mercado negro.

Dentro de la propia figura del nazareno, nos encontramos con el que podemos denominar “nazareno arcaico”, que es el que no cuenta con grandes recursos y el que se ha adaptado y evolucionado con el mercado.

Es relativamente sencillo identificar al “nazareno arcaico”, cabe destacar que suele ser un cliente nuevo, con todas las medidas de prevención que ya aplicamos, pero si además tomamos estas otras estaremos más protegidos:​

  • ​Visita su oficina, local comercial o almacén.
  • ​Revisa información fiscal. En el caso de autónomos: IVAS, módulos, estar al corriente en la seguridad social y en las cuotas de autónomos, la renta, el CIRBE, así como cotejar incidencias judiciales y ficheros de morosos.
  • En caso de sociedades mercantiles: información comercial, balances publicados en el registro mercantil, vinculaciones societarias, ficheros de morosos, año de constitución de la empresa, CIRBE)
  • Explorar página web.
  • Chequear el dominio correo electrónico
  • Conocer a los clientes va quienes va a vender la mercancía

En los casos del perfil del “nazareno evolucionado”, éste es más complicado de detectar, suelen operar como sociedades mercantiles, disponen de mayores recursos, oficinas visibles, almacén, web, dominio de correo electrónico, imagen corporativa, estados financieros publicados en el registro mercantil asociando solvencia, capital social elevado, resultados positivos, en definitiva todos los parámetros que identifican una buen salud financiera y un histórico contrastado en la empresa.

¿Cómo consiguen esta buena imagen? pues nos encontramos con casos en los que compran sociedades constituidas hace años o casos que preparan durante varios años la foto de una empresa para que cuando llegue el momento, hacer el mayor pufo posible.

Ante este nazareno evolucionado, la mejor medida es contar con la mayor información del mercado posible y colaborar con especialistas en el área de selección y control del riesgo a clientes.

En Ruiz y Márquez te ayudamos a tomar las decisiones adecuadas protege tus ventas.