Según los últimos datos de la industria siderúrgica española, el sector afronta el cierre de año con buenas perspectivas ya que, a pesar de que en nuestro país la producción de acero ha descendido, el cambio de tendencia internacional en el segundo semestre hace que la mayoría de las empresas llegue al final del ejercicio con buenas perspectivas.

Las fuertes medidas proteccionistas existentes a nivel internacional y la incertidumbre en algunos mercados como el británico provocaron que durante el ejercicio 2016 fuese complejo mantener el equilibrio, ya que se produjo una bajada del consumo de acero al tiempo que se incrementaban las importaciones.

A pesar de ello, el acero español mantuvo su músculo exportador y en el último trimestre del año mejoró sus resultados, alcanzando un superávit comercial de 853 millones de euros en 2016.

Tal y como se indica desde el sector, durante 2016, el consumo de productos siderúrgicos alcanzó 12,6 millones de toneladas, experimentando un ligero descenso del 0,4% sobre el año anterior. Desde el punto de vista de la demanda, la construcción y los bienes de equipo tuvieron un comportamiento débil, especialmente en el segundo semestre. En cuanto a las exportaciones, las destinadas a la Unión Europea subieron un 2,5% en el año, pero las de fuera de la Unión cayeron el 9,1%, arrastrado el total a un descenso del 2,8%.

A nivel mundial, Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Polonia, Rusia, Turquía, Canadá prevén un futuro favorable para el sector del acero. China es el país donde las perspectivas se vuelven más negativas, algo relevante si se tiene en cuenta que es el segundo productor del mundo. Los aranceles impuestos por EE.UU. unidos a los impuestos de la Unión Europea (inundada de acero barato de procedencia China) servirán para intentar paliar el efecto de las importaciones de acero de China, que empujaba a la baja los precios en el sector.

Ante las perspectivas moderadamente optimistas que el sector dibuja en el horizonte, y con el objetivo de asegurar las operaciones comerciales que están por venir, en Ruiz&Márquez ponemos a disposición de esta industria una póliza especial diseñada por Crédito y Caución.

Nuestro conocimiento de los entresijos del sector nos alerta de la dificultad de muchas de sus operaciones, que en numerosas ocasiones conllevan la realización de proyectos y estudios antes de cerrar la operación, por eso disponemos de la Póliza Plus Siderurgia que nos permite asumir el impago de trabajos previos a la formalización del contrato o el pedido.

Además, somos conocedores de que algunas operaciones nacen en filiales, sucursales o empresas vinculadas, por lo que también cubrimos sus operaciones en las mismas condiciones que las de la matriz.

Si tu ámbito de negocio se encuentra en esta industria, estamos a tu disposición para explicarte cómo funciona esta póliza y de qué modo puedes sacarle el mayor partido.